sábado, 6 de abril de 2013

Ora, labora et pugna. El monasterio de Cornellana.

Reza, trabaja ¿y lucha? Pues sí, los monasterios asturianos se vieron en la obligación de hacer las tres cosas para poder garantizar su supervivencia; la primera era su razón de ser, la segunda era su forma de subsistir (aunque en muchos casos preferían que fueran otros los que trabajaran por ellos), lo tercero porque en el siglo XIV hay un declive del poder monástico, hasta entonces casi absoluto en Asturias, que se ve acosado por los poderes laicos y por el mismo cabildo catedralicio, que ansiaban las extensas tierras que dependían de los cenobios. Hoy vamos a centrarnos en uno de esos monasterios. San Salvador de Cornellana.

Me encontré con el monasterio de San Salvador de Cornellana hace tres años, cuando me puse a escribir mi primera aventura para Aquelarre (ojito, hace 22 años que tengo el Aquelarre, lo que pasa es que nunca antes había escrito una aventura, como ya he dicho antes, me parece muy difícil hacer una buena aventura para este juego, al menos como a mi me gusta hacerlas). No reuní mucha información sobre el cenobio, apenas un par de descripciones, porque no era fundamental hacer una descripción a fondo para la aventura y no quería aburrir a los jugadores, todos ellos novatos, con interminables explicaciones de todos los sitios por los que pasaban. Sin embargo, los encuentros dentro del monasterio salieron bastante bien, así que me quede con la copla, con la intención de recurrir a él y volver a usarlo más adelante y con más profundidad. Rebuscando un poco en ésta y aquella biblioteca, visitando el lugar y los alrededores y buceando un poco en internet, esto que está más abajo, es lo que he podido conseguir.

 San Salvador de Cornellana se sitúa a 35 km al oeste de Oviedo, entre los ríos Narcea y Nonaya, que allí confluyen, está enclavado en el primitivo camino de Santiago y muy cercano al camino romano de La Mesa. Se encuentra por tanto en una posición bastante privilegiada desde el punto de vista de las comunicaciones.

Planta actual del monasterio, sería puramente especulativo el intentar plasmar la planta bajo medieval
Cuenta la leyenda que la Infanta Cristina, hija del rey Bermudo II, se perdió en los bosques cercanos y solo pudo salvarse gracias a una osa que la amamanto. Pasado el tiempo y en agradecimiento al plantígrado  la infanta fundó el monasterio de Cornellana, adornando su entrada principal con un relieve de una osa amamantando a un ser humano. Otra versión de la leyenda dice que no era la infanta Cristina, sino una hija de los cercanos señores de La Doriga, que en agradecimiento decidieron fundar un monasterio. Este episodio sería representado en la puerta de la osa, entrada principal sobra la que se contempla un relieve con forma de oso, bajo el cual se distingue un ser humano.

 Leyendas a parte, el monasterio parece que fue fundado por la susodicha infanta Cristina allá por el año 1024, aprovechando unas cuantas propiedades que tenía por ahí, entre ellas una iglesia que ella y su marido, Ordoño el Ciego, habían ya fundado. El monasterio paso por diversas manos durante los siguientes cien años,hasta que Suero Vermudez, bisnieto de los anteriores, reúne de nuevo todas las propiedades y decide donarlo a la orden de Cluny, estamos en la primera mitad del s.XII.

 No debió de quedar muy contento con está donación, porque los de Cluny se trajeron consigo el rito romano, sustituyendo al visigodo, que era el que se estilaba en España en aquellos días, y Don Suero, que debía ser un tanto tradicional para esto de los ritos, intentó revocar la donación. No obstante el emperador Alfonso VII dio la razón a los monjes y Cornellana se quedo en manos de Cluny, al menos hasta el s.XIV, a principios del cual parece haber recuperado su independencia.

Unos viajeros son recibidos por los monjes en la Puerta de la Osa.
 Es el siglo XIV, sin embargo, una época de decadencia del monasterio. Como en el resto de los reinos cristianos, y como los demás monasterios asturianos, Cornellana en el s. XIV ha dejado atrás sus tiempos de gloría. La competencia de las recientemente fundadas pueblas y la presión que ejercen los señores laicos para hacerse encomenderos de sus dominios, hacen que el monasterio no sea más que una sombra de lo que fue durante los siglos XII y XIII. De hecho, allá por el año 1300, el alcalde del rey se ve obligado a intervenir en  el monasterio debido a las acusaciones que se vertían sobre él. Diversos viajeros habían sido robados y extorsionados por algunos de los monjes, llegando incluso a haber sido secuestrados, al parecer el mismo sobrino del abad estaba implicado en estos tratos. A finales de ese mismo siglo Gutierre de Toledo, obispo de Oviedo, acusa a los monjes de conducta inmoral e intenta reformar los usos del monasterio, intentando sujetar a los mojes a su dominio. Algo debió de conseguir, porque durante su obispado al menos la mitad de la puebla de Cornellana queda bajo la jurisdicción de la mitra.

 A partir de 1536 el monasterio pasa a depender de una comunidad benedictina vallisoletana que reformará el edificio. La comunidad sobrevivirá hasta la ocupación francesa y la posterior desamortización de Mendizabal.


El monasterio visto desde el abside de la iglesia. 
 Hay un par de datos más sobre el monasterio que pueden revestir interés, siquiera anecdótico, en primer lugar están aquellos que dicen que la puerta de la osa, no tiene osa ni nada, sino que tiene un león  el león de Juda, representación de Cristo redentor, y que no está amamantado a nadie, sino que se está comiendo y posteriormente regurgitando a un hombre, simbolizando que aquellos que entran en Cristo vuelven al mundo salvados, gracias a la fe... como parábola  no es la más atrayente que se me ocurre para inspirar a los fieles, pero bueno. Los autores del grabado no serían, pues, los fundadores del monasterio, sino los monjes de Cluny, que traían ideas foráneas, que, al menos en Asturias, no se ven representadas en ningún otro sitio.

 La otra anécdota a reseñar se refiere a los presuntos robos y secuestros perpetrados por los monjes en el 1300. Hay algunos que dicen que de eso nada, que los monjes lo que estaban haciendo era reordenar el territorio y reafirmar su autoridad, imponiendo y cobrando impuestos de portazgo que legalmente les pertenecían. Las acusaciones serían falsas y responderían a esa guerra a pequeña escala que mantenían, señores laicos, pueblas y monasterios por el dominio de unas tierras, que hasta entonces habían estado sometidas a los monjes.


 Espero que con toda esta información, se pueda utilizar el monasterio como punto de referencia o gancho dentro las partidas de Aquelarre. Personalmente me gustaría que, por una vez, el monasterio no fuera un lugar en el que inminentemente se acerca la destrucción en forma de hordas de demonios que se echan encima de los indefensos monjes en la noche de San Juan. No lo olvidemos, los monasterios eran uno de los poderes fácticos de la edad media, muchas veces muy ricos y muchas otras enfrentados a las villas y ciudades que les estaban robando protagonismo. Un monasterio pueden ser el centro de una intriga, de una guerra, de una investigación, de un complot y de tantas otras cosas... si también puede ser centro de actividades demoníacas, ¡pero no hace falta arrasarlo cada noche mágica, leñe!

Ideas de aventuras: 
  • Los Pjs podrían estar involucrados en las luchas por el poder que envuelven al monasterio de Cornella. Por un lado la villa de Grado ansia las tierras de pastos que necesita para alimentarse, por otro la baja nobleza de los alrededores acechan a los debilitados monjes, por último, el propio monasterio lucha por sus supervivencia aliándose con unos y otros. ¿De que lado se podrán los PJ's?
  • Los PJ's están haciendo el camino de Santiago cuando ven que otros peregrinos son asaltados por un grupo de bandidos. Los Pj's los ponen en fuga y continúan camino, parándose a pasar la noche en el monasterio de Cornellana. Sin embargo, sin que ellos lo sepan, los monjes del monasterio son aquellos que les han asaltado y están más que dispuestos a alojar a los oportunos PJ's bajo su techo...
 Post scriptum: esos dos dibujos tan excepcionales son obra del genial Juan Pablo Moratiel, gran artista y mejor amigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada