jueves, 29 de noviembre de 2012

El Güercu

Una de esas cosas que no salen en Asturies Medievalia, ya sea por falta de espacio o porque no lo han considerado oportuno, es el Güercu. 
 El Güercu es un fantasma, un espíritu, una aparición... de alguien que está vivo, pero que no está y pronto dejará de estar. Es decir, no está donde se le ve y al día siguiente muere. Alguien ve a otro en un sitio en el que es imposible que se encuentre, o bien porque está ausente o porque no le corresponde estar ahí en ese momento y no lo es, es el Güercu. 
 Lógicamente que el Güercu no tiene forma propia, adopta la de aquel que va a morir de manera inminente. Es un presagio, un heraldo de la parca. 
 La primera vez que hoy hablar del Güercu no sabía que me estaban hablando de él. Y la que me lo contaba no le puso nombre, solo me contó está historia: 

 El relato de Avelina Cano, vaqueira de alzada.
"Salía casi de noche de servir en casa de Belarmino (este nombre es inventado), que yo yera moza de aquella ya bien pronto empecé a servir allí. Y volvía pa casa cuando me fije que en lo alto del monte taba un paisano rozando (segando) ya yo pensé: ¡Coime! que faera a estas horas esi paisanu rozando que ye casi de nuechi. Nun-y di más importancia y volví pal Remolín corriendo. Yal otru día dijeronme que`l paisanu hubiera muerto pola noche, asina que subí al prao a mirar ¡y nun taba rozao!"

 Tengo que decir que Avelina me lo contaba como si fuera lo más normal del mundo, incluso repetía: "si, si, fue así como te digo" y si no me equivoco al contármelo la primera vez con mi abuela al lado, ésta asentía con la cabeza. Ninguna de ellas nombró al Güercu en ningún momento y yo no conocía en aquél momento a la criatura. Años más tarde casi me caigo de culo mientras leía un libro de mitología y me encontré con la descripción del Güercu, que encajaba perfectamente con la historia que me había contado Avelina. Las leyendas de la mitología asturiana, que solo conocía por los libros e ilustraciones, estaban tan solo a dos generaciones de mi. 

Todo ello transcurrió en Silvamayor, braña del concejo de Valdes allá por los años 30-40 del pasado siglo cuando ella todavía vivía en la braña. La anécdota me la contó en Oviedo en Abril de 2007 y me la repitió en febrero de 2012. 

¡Y no se acaban ahí las apariciones! Tanto mi abuela como ella, que en realidad es mi tía-abuela, me explicaron también que en Silvamayor se decía que si veías subir por la noche la procesión desde la iglesia, con el cura, el estandarte y todo la gente del pueblo significaba que alguien iba a morir. Las dos me comentaron eso sí, que esto último no lo habían visto nunca. Pero era lo que se decía en la braña...

Ideas de aventuras: El Güercu puede usarse para crear una atmósfera de terror y misterio sobrenatural en las aventuras, así como de McGuffin en una aventura de investigación. Los Pj's no tienen porque saber en un principio que aquello que están viendo es el Güercu  y bien usado podría servir para aumentar lentamente la sensación de desasosiego de la aventura ¿alguien que siega a altas horas de la noche? ¿un peregrino que es vuelto a ver cuando debería a estar a días de distancia? ¿aquel paisano teitando no dijo que iba a bajar a la villa? ¿y si la aparición se debe a que la muerte no ha sido accidental? ¿Y si no es el Güercu de un PNJ sino el de un PJ el que es visto por los demás jugadores?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada